RSS

Ana María Díaz, la “poetisa” de LETRAS NEGRAS

08 Ago

Ana Maria Diaz_Editorial ChocolateComo diría nuestro gran Edgar Alan Poe: “La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia.”

Y estaba en lo cierto pero, para salir de dudas, ahora tenéis la gran oportunidad de descubrirlo con nuestra siguiente autora: ANA MARÍA DÍAZ.

Nuestra Ana es la más joven del grupo pero para nosotros es nuestra “poetisa”; nuestra “Mujer Alada” tal y como titula uno de sus relatos en nuestras LETRAS NEGRAS; nuestra musa de la locura y el desamor.

Sus personajes requieren una doble o incluso tercera lectura, porque solo de esta manera podremos sacar toda la profundidad con la que hablan y actúan.

Porque no todo es blanco o negro en el mundo de los cuerdos y los locos. Existe la zona gris. Y hay otros mundos intermedios a los que bajar; otras historias que narrar y por supuesto, una gran escritora a la que leer.

“LA MUJER ALADA” por Ana María Díaz

“Ella era transparente. Parecía volátil. Silenciosa y triste miraba por la ventana ausente de todo lo que le rodeaba. Desde hacía semanas permanecía ingresada en aquella habitación. Yo estaba un poco angustiado porque aún no había conseguido que respondiera a mis preguntas. Se refugiaba en un silencio del que me parecía imposible que pudiera salir.

Cuando llegué a mi despacho volví a repasar su historial médico.Diagnóstico: trastorno bipolar con brotes psicóticos violentos. Estaba tratada con medicación y nunca dio muestras de empeoramiento hasta que pasó la tragedia: la muerte de diez bebés asfixiados en la sala de recién nacidos. Sucedió en el hospital en el que ella trabajaba como auxiliar de enfermería.

Cuando le detuvieron gritaba fuera de sí:

-¡Acaban de subir al cielo con los ángeles! ¡¡Ya tienen alas!!…

Diez veces se pudo escuchar esta frase, tantas como el número de sus víctimas.

Y desde entonces, silencio…”

———————-

“LA DANZA DEL ESPERPENTO” por Ana María Díaz

” …De repente, mi cuerpo se transforma en sexo, en erotismo. Quiere buscar otro cuerpo que apague las llamas que mi movimiento sensual dibuja y que convierte en hogueras a los amantes que me tocan con sus dedos sebosos y llenos de lascivia.

Mis brazos son alas. Mi cintura es un falo gigante que penetra a todos aquellos que paralizan la vida. Viola la intimidad de quién no la merece. Vómitos de sangre envuelven el escenario. Los protagonistas de las canciones silencian el pavor que les causa la escena.

Mi cabeza gira convulsivamente y retorna al nido materno. El líquido madre ahoga la respiración de mis pensamientos. No le veo. No le siento. No coqueteo con quién rezuma odio y venganza…

Giro, giro, giro. Mis brazos giran, mi cintura gira, mi cabeza gira. Alas de insecto que vuelan girando, falo gigante que gira humillando y, por fin, la cabeza, que, guillotinada cae al suelo y gira, gira, gira hasta precipitarse al abismo.

La canción deja de sonar. Silencio.

Yo me paro. El insecto cae y un alfiler lo atrapa enmarcándolo hasta el infinito. Silencio.

Mis ojos se miran en el espejo que se habían dejado de ver durante mi sueño de danzarina. Están extraviados. Reflejan la cruda realidad: mi locura. ¿Estoy loca? ¿Están locos?

Miedo a la locura, miedo a vivir fuera de mí sin diferenciar la verdadera existencia…

Tengo ganas de bailar. Suenan los primeros compases. Me miro al espejo…”

 

Si quieres leer más de Ana María Díaz,puedes comprar nuestro libro de LETRAS NEGRAS aquí.

 

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 agosto, 2014 en Letras Negras

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: