RSS

Archivos Mensuales: marzo 2020

Escribir en tiempos del coronavirus (Ejercicio 7): Un día cualquiera de 2025

¡Hola Amigos!

Hoy me he puesto hacer limpieza de revistas antiguas en casa para desconectar un poco de las noticias, y revisando un ejemplar del magazine EventoPlus he descubierto un artículo cuyo título me ha producido un pequeño escalofrío. El autor –Tim Ott, director general de Beon Events– comenzaba su editorial de la revista con la frase “Un día cualquiera de 2025” y en el contaba cómo sería nuestra vida laboral en el futuro al asistir a un par de eventos profesionales donde la tecnología y la realidad virtual serían los pilares de nuestra sociedad.

Y ese titular que hasta hace unas semanas no me hubiera llamado la atención apenas, ahora me parece casi una “premonición” de lo que estamos viviendo estos días en todo el planeta. A veces, cuando escucho las noticias, no sé si estoy viendo un capítulo cualquiera de la serie “Black Mirror” o me están poniendo la última película de ciencia-ficción sobre una pandemia mundial que hasta ahora era solo eso, “ciencia-ficción” de unos cuantos guionistas paranóicos.

Porque lo que estamos viviendo estos días va a cambiar el mundo, de eso estoy segura, y cuando todo pase y lo miremos con perspectiva, podremos apreciar los nuevos cambios que sin duda se irán implementando en nuestra vida cotidiana. De hecho, buceando en internet, he encontrado esta foto de 2 robots en Indía con los que ya hacen frente al #coronavirus repartiendo mascarillas y gel desinfectante.

Asi que… ¿Por qué no nos adelantamos al futuro y nos imaginamos cómo estaremos dentro de 5 años, cuando toda esa pandemia haya finalizado?¿Qué habrá desaparecido? ¿Qué hábitos nuevos tendremos en nuestra vida? Siempre he dicho que la ciencia-ficción es un género muy díficil de escribir pero que muchas de las grandes obras de la literatura vinieron de la cabeza de grandes genios como Julio Verne, Mary Shelley o Isaac Asimov.

Ahora te toca a ti. ¿Y tú? ¿Cómo crees que será nuestra vida dentro de 5 años? ¿Seguirás trabajando en el mismo sitio? Descárgate aquí el ejercicio:

 

 

Etiquetas: , , ,

Escribir en tiempos del coronavirus (Ejercicio 6): Un viaje, un souvenir, una historia

¡Hola amig@s!

¿A quién no le gusta viajar?

En estos días que tenemos que estar “encerrados en casa” por culpa del maldito #coronavirus, está corriendo por las redes sociales la iniciativa de volver a publicar esas fotos o esos vídeos de viajes pasados, de destinos que nos enamoraron y que ahora desde la lejanía de los recuerdos y del confinamiento, parece que tienen más valor que nunca para saber que la vida siempre merece la pena vivirla y viajarla…

Pero para que haya viaje, tiene siempre que haber “una vuelta”, un regreso al punto de partida de todo… Tiene que existir la posibilidad de poder traerte un pedacito de historia en forma de souvenir o de recuerdo,

con el que preservar ese momento único en tu memoria o plasmarlo en un papel en blanco para compartirlo con los demás.

Por eso, hoy os propongo que busquéis en casa alguno de esos souvenirs, figuritas o fotografías que inundan vuestras estanterías o paredes, y contar su historia, o una #microhistoria, con los personajes que se cruzaron en vuestro camino, el momento especial que vivísteis en ese viaje…. y sobre todo, el por qué dedicistéis darles un sitio especial en vuestra vida y en vuestro corazón.

Y  esta vez para romper el hielo, no he podido resistirme a contaros mi historia, la de un viaje hace varios años a Roma, donde conocí a las puertas del Coliseo a una chica muy especial, cuyo nombre me dijo que era WOLF y que me regaló esta talla en madera que os enseño en la foto, y que era de su perro Máximus.

Ahora la pequeña escultura perruna está en la estanteria de mi estudio, guardando mis libros y recordándome que ahí fuera hay gente maravillosa, con historias y viajes que merecen ser escritos para recordarnos.

Aquí abajo os dejo mi historía, pero acuérdate de imprimir este ejercicio y buscar un souvenir y contar vuestra historia.

Ah! Y por si a alguien le gustan los relatos de viajes, aquí también os dejo un enlace al libro “Viajes que cuentan historias” que publiqué hace unos años con mis alumnos del taller de escritura sobre el mundo de los viajes y la maravillosa portada de mi amiga ilustradora Azahar Giner.


“Máximus” por Tesa Zalez

La encontré enfrente del Coliseo, en una tarde de otoño.

Vestía un poco desaliñada, hippy tal vez, y estaba jugando con su perro. Me dijo que ella se llamaba Wolf pero su mirada dulce y serena no tenía nada que ver con su lobezno y agresivo nombre. A su lado había un gran perro con cabeza de emperador y cuerpo de gladiador.

Maximus –me respondió mientras yo me acercaba y le acariciaba–. Su nombre es Máximus, como el de la película -y me señaló sonriendo el Coliseo.

La mirada penetrante y cautivadora de su fiel perro no desmerecían su porte imperial y majestuoso.

– ¡Es mi guardian! -me continuó contando mientras me invitaba a sentarme a su lado-. Me defiende de los borrachos cuando cae la noche en las calles de Roma… Aquí, en la calle, él es mi protector, ¿sabes?… Los polacos son los peores ¡No saben beber! Yo soy de Serbia pero intento esconderlo para no tener problemas con ellos…

Me senté a su lado mientras mi mano seguía acariciando a su perro. Y de repente, empezó a hablarme de su gran reto: su viaje “a pie” por toda Europa desde Serbia durante 3 años, con la única compañía de su perro y una mochila.

– A veces en las aduanas tengo que mentir sobre sus orígenes – me confiesa-.  Es un pastor imperial, les contesto a los policías, inventándome una raza que nunca ha existido, ya que su mestizaje de pastor con rottweiler me cerraría muchas fronteras.

La observo más de cerca. Su figura aniñada me hace dudar sobre si considerarla una vagabunda o una aventurera. Me propone sentarnos en una terraza cercana y tomar algo. Se nota que quiere… se nota que necesita hablar con alguien después de tantos días sola. Me cuenta más cosas de su vida en la calle, de su viaje, de su perro…

Pasa el tiempo. Tengo que volver al hotel porque me están esperando. No me deja pagar las cervezas. Insiste en hacerlo ella. Miro a Maximus y le pido entre miradas y caricias que la cuide y que la defienda de sus enemigos. Escondo un billete de 20 euros en su bolso mientras le digo que es para que compre comida para el perro. Nos despedimos y de repente ella me regala como agradecimiento por esa pequeña charla una talla de madera hecha por ella misma con la imagen de Máximus, y sin saber por qué, me alejó con lagrimas entre los ojos.

A la mañana siguiente, el taxi nos espera en la entrada del hotel. Camino del aeropuerto, el coche bordea de nuevo la Via de San Gregorio para toparnos de frente con el gran anfiteatro romano. Desde la ventanilla del automóvil busco con la mirada a Wolf, pero ella ya no está…  Me la imagino camino ya de su próximo destino. Y es en ese momento cuando decido que mi próximo perro será un pastor imperial.

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 marzo, 2020 en Taller de Escritura

 

Etiquetas: , , ,

Escribir en tiempos del coronavirus (Ejercicio 5): La música nuestra mejor aliada

FOTO: Gustavo Castro

¡Hola Amig@s!

Ya conoceis las nuevas y malas noticias… ¡Esto del confinamiento se amplía 15 días más y toca ser fuertes ahora más que nunca!

Yo por ahora he decidido limitar una vez al día ver las noticias de la TV y los mensajes de los whatsapp como medidas de contención para que el ánimo no decaiga más.

Asi que hoy os propongo algo que cura las emociones tanto o más que la escritura: la música!!

Durante casi 10 años estudié música y piano en el Conservatorio, y aunque siempre supe que no era la mio, creo que es una de las disciplinas más creativas y que más conecta con el alma de las personas, porque aunque no sepas lo que dice la letra de una canción, la melodía siempre traspasa nuestra piel y activa nuestras neuronas y emociones. De hecho una amiga me comentó hace poco que las personas mayores con alzheimer pueden perder la memoria, pero que si les pones música que les gustará, siempre activan sus recuerdos.

Hoy os propongo que os imaginéis que pudierais hacer una película sobre vuestra vida y que tuviérais que poner una banda sonora a esa película, a esos momentos que resumirían vuestra existencia, y a esas canciones que por alguna razón os marcaron: vuestro primer amor, vuestras quedadas con amigos, la canción de vuestra boda, la que te recuerda a tus hijos o a tus padres…

Yo tengo muchas guardadas en mi corazón, pero si hoy tuviera que elegir alguna creo que “Color Esperanza” de Diego Torres sería sin duda la mejor elección, como ya lo fue en otro momento triste de mi vida.

Aquí os dejo el ejercicio. Ahora toca que busques en tus recuerdos y hagas tu playlist con las 10 mejores canciones de tu vida.

¿Me las cuentas? 🙂

 

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 marzo, 2020 en Uncategorized

 

Escribir en tiempos del coronavirus (Ejercicio 4): Tu biblioteca es tu mayor tesoro

¡Hola Amigos!

Ya llevamos casi 10 días confinados en casa por el maldito #coronavirus y parece que esto va para largo y las energias empiezan a flaquear.

Asi que hoy os propongo un cambio: en vez de escribir quiero que busquéis en casa el mayor tesoro que tenéis, vuestros libros, y que hagamos una parada en vuestra biblioteca.

¿Alguna vez habéis contado cuántos libros tenéis?

¿Cuál es el libro más antiguo que tenéis?

¿Cuál tiene la dedicatoria más bonita?

¿Cuál es vuestro preferido?

Porque aunque parezca mentira, cada libro también tiene su propia historia para vosotros: por la persona que os lo regalo, por el momento en el que lo leisteís, etc…

Así que pincha aquí para descargarte el listado de preguntas sobre tu biblioteca.

Ah! Y si crees que podrías hacernos un huequito en tu biblioteca, aquí te dejo un enlace a AMAZON por si quieres ayudarnos comprando alguno de nuestros libros 😉


 
Deja un comentario

Publicado por en 22 marzo, 2020 en Taller de Escritura

 

Etiquetas: , , , ,

Escribir en tiempos del coronavirus (Ejercicio 3): Un homenaje a nuestros sanitarios

¡Hola amigos!

Hoy quería presentaros un libro que edité hace ya más de 1 año y que ahora más que nunca cobra sentido. Se titula “Historias que nunca escribimos” y es una recopilación de historias contadas por 20 sociosanitarios (médicos, enfermeras, psicólogos y asistentes sociales) sobre el mundo de la compasión en la medicina. Son historias reales, que tuvieron que vivir ellos en primera persona con pacientes, y que de algún modo les marcaron y tocarón su corazón.

Fue sin duda uno de los libros más bonitos (gracias a Aracaeli por esa maravillosa portada) y con más mensaje que jamás editaré y me siento muy orgullosa de haber participado para que no se quedará solo en un proyecto en un papel.

Y por eso, creo que ahora nos toca a nosotros contar esas historias pero desde el punto de vista de los pacientes o los familiares. Cuando todo esto pase me gustaría hacer una segunda versión, un “Historias que nunca contamos” y que de una manera pueda ser un homenaje a estos sanitarios que en estos días lo están dando todo por nosotros. Puede ser un microrrelato, una reflexión, o algo que hayáis sufrido en primera persona y os gustaría compartir con el resto.

Aquí os dejo el comienzo de uno de los relatos que más sentido tiene en estos días… Se títula “El abrazo” y es del doctor José Miguel Polo Estebán. y refleja la situación de todas esas personas que están solas en hospitales y se están muriendo, y solo cuentan con nuestros sociosanitarios en esa despedida final. Esa responsabilidad no es fácil y no quiero imaginarme lo que es día a día luchar contra la muerte y lo que les debe afectar anímicamente a médicos, enfermeras y sanitarios en general. Así que, ahora más que nunca, necesitan también que nosotros les tendamos a ellos una mano para cuando desfallezcan (que lo harán porque son humanos), para cuando sus energías se agoten y no puedan más. Es entonces cuando el resto de la sociedad deberemos estar ahí para darles las gracias y ayudarles a volver a levantarse, porque son unos HÉROES con mayúsculas!.

Pincha aquí para leer el relato de “El Abrazo” de nuestro libro Historias que nunca escribimos.

Pincha aquí para descargarte la ficha del nuevo ejercicio, y por favor, si escribes algo, compártelo en este Blog 🙂

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 marzo, 2020 en Taller de Escritura

 

Etiquetas: , , , , ,

Escribir en tiempos del coronavirus (Ejercicio 2): el valor de los recuerdos

¡Bienvenidos amigos de nuevo!

Existe un ejercicio que siempre pongo en mis talleres de Escritura Creativa para romper el hielo y para que los alumnos se conozcan un poco mejor entre ellos: es el libro “Me acuerdo” (I remember en su versión original) del norteamericano Joe Brainard.

Lo descubrí hace años a través de un antiguo profesor y escritor, Felix Romeo, que desgraciadamente falleció muy joven pero que era una de esas personas especiales que te cruzas muy pocas veces en la vida y que aman la literatura. Él nos enseñó este curioso libro cuyo valor no es que fuera una gran novela, sino que estaba compuesto por más de mil evocaciones y recuerdos escritos con frases breves, cuyo punto en común es que todas empezaban con las palabras “Me acuerdo…”. Con esta sencilla fórmula, el autor creaba un libro mágico donde a través de los distintos recuerdos conectaba con la memoria colectiva de cada uno de los lectores, interiorizando esos recuerdos, y transportándote a tus propios recuerdos de la infancia, al primer amor, a la familia…

Algunas de esas evocaciones de Joe Brainard eran tan simples pero tan potentes a nivel sensorial como estas:


Me acuerdo de lo bien que puede saber un vaso de agua después de un tazón de helado.

Me acuerdo del día que murió Marilyn Monroe.

Me acuerdo de muchos primeros días de colegio. Y de ese sentimiento de vacío.

Me acuerdo de muchos septiembres.

Me acuerdo de cuando pensabas que si hacías algo malo, la policía te metía en la cárcel.

Me acuerdo de cuando, en el colegio, le dabas una tarjeta de San Valentín a toda tu clase, no fuera a ser que alguien a quien no le habías dado te diese una.

Me acuerdo de los lecheros. De los carteros. De las toallas para invitados. De los felpudos de “Bienvenidos”. Y de las señoras de AVON.

Me  acuerdo de la gente muy mayor cuando yo era muy joven. Sus casas olían raro.

Me acuerdo de que la vida no era tan seria entonces como lo es ahora.

Me acuerdo de un día muy caluroso de verano en el que se me ocurrió poner cubitos de hielo en el acuario y se murieron todos los peces.

Me acuerdo de hacer helado casero.

Me acuerdo de que me gustaba más el helado comprado.

Me acuerdo de esa sacudida que te da justo antes de quedarte dormido. Como cayéndote.

Me acuerdo de querer dormir en el patio de atrás y de que se riesen de mí diciendo que no iba a aguantar la noche entera y de, al final, dormir fuera y no aguantar la noche entera.

Me acuerdo de las fuentes que empiezan por un chorro pequeño y cuando pones la cara sale un chorro gigante que se mete en toda la nariz…


Y aquí viene el ejercicio para hoy: Puedes descargarlo pinchando aquí.

Siguiendo la fórmula que utiliza Joe Brainard en su libro “I remember”, deberás escribir 20 recuerdos propios con frases sencillas, que siempre empiecen con las palabras “Me acuerdo”.

Es importante que cada recuerdo sea como una pequeña historia que traslade al lector a ese mismo sentimiento albergado en nuestra memoria colectiva.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 marzo, 2020 en Taller de Escritura

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Escribir en tiempos del coronavirus (Ejercicio 1). ¿Te apuntas?

¡Hola amigos! Soy Tesa, la fundadora de Editorial Chocolate y hoy lunes empiezan quizás los 15 días más largos de nuestra vida, y desde este Blog me gustaría compartirlos con vosotros, a la vez que nos conocemos un poco mejor.

Y por eso os propongo que todos los días de esta cuarentena dediquéis unos minutos a escribir, porque está demostrado que ayuda a relajarnos, a sacar fuera nuestros sueños o inquietudes, a darles forma con palabras, a visualizarlos y a comprenderlos mejor. No soy psicóloga ni quiero serlo, pero lo que sí he aprendido en estos más de 10 años de formadora es que la escritura es terapia, cura, sana y ayuda a conocer gente, a compartir ideas e historias que nos unen más.

Así que os propongo que nos sigamos en estos días de manera virtual y que todos diariamente hagáis los pequeños ejercicios de escritura creativa que compartiré con vosotros a través de estas  páginas. Y por supuesto, antes que nada, dar las gracias a la ilustradora Aracaeli por cederme sus ilustraciones para estos post 🙂

¿Qué necesitáis?

  • Papel y boli para escribir, o si lo preferis, un ordenador. Dicen que escribir a mano estimula las neuronas de nuestro cerebro, asi que ahí lo dejo 😉
  • Sentaos cerca de alguna ventana con una buena taza de café, una cerveza o una copa de vino, desconecta la TV o la radio, y si quieres ponte algo de música de fondo que te relaje.
  • Aíslate por unos minutos al día y concéntrate en escribir los ejercicios que iré publicando por el Blog. No hay prisa, tómate el tiempo que necesites, ahora lo que nos sobra es “tiempo”…
  • Y por último, si quieres, compártelos conmigo en el facebook de Editorial Chocolate, o en los comentarios de este Blog, o simplemente guárdatelos para ti y cuando todo esto pase, vuélvelos a leer un día tranquilamente y sonríe 🙂

¿Te apuntas? Pues aquí va el primero. Recuerda que no hay edad para ponerse a escribir, solo dedicarle unos minutos al día.

Empezaremos “masajeando” nuestra imaginación haciendo una lista de palabras, palabras que para vosotros sean importantes, os traigan recuerdos, historias o emociones.

Aquí va la lista. Imprímela pinchando aquí o bien cópiala en tu cuaderno/ordenador y la vas completando.

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 marzo, 2020 en Uncategorized

 

#Coronavirus. Dos semanas para “Reconectar”

Y de repente, sin saber aún muy bien cómo ha pasado, nos hemos encontrado que el mundo se para.

Sí, literalmente, se para, nos paramos por una amenaza que no podemos ver ni tocar pero que nos obliga a encerrarnos en casa y reconectar con nosotros mismos, con nuestros miedos y con la incertidumbre.

A veces la ansiedad aparece: se paran las clases, se cancelan las Ferias y los proyectos de nuevos libros.

Tu mundo ya inestable de emprendedora se rompe del todo, y la poca seguridad económica que conseguías mantener durante estos meses, desaparece de un plumazo.

Dos semanas es el plazo que nos obligan a encerrarnos… Pero ¿por qué no mirarlo desde otra perspectiva? ¿Y si algún poder superior simplemente quisiera darnos la oportunidad de “reconectar”? ¿La oportunidad de “parar y pensar”? ¿De analizar lo que teníamos o creíamos tener?

¿Y si ahora -para variar- bajamos la velocidad y nos centramos en las cosas pequeñas y buenas de la vida?

Esa canción que hace tiempo que no escuchas…

Esa película que tantas veces pensaste en volver a ver…

Ese libro pendiente de leer…

Esa carta que nunca llegaste a escribir…

O esa llamada que nunca encontrabas el momento de hacer…

 

Quizás estas dos semanas son el mejor regalo que nos podían hacer, estar en casa, en nuestro refugio y desde ahí mirar para fuera, mirar el mundo con otros ojos y volver a reconectar con nosotros mismos… De ti depende sacar algo bueno de todo esto. ¿Lo compartimos? 😉

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 marzo, 2020 en Editorial Chocolate

 

Etiquetas: , , , , ,