RSS

Archivo del Autor: Editorial Chocolate

Acerca de Editorial Chocolate

Libros dulces como el chocolate...

Relatos para una noche de Halloween

Hoy, noche de los muertos y de los inframundos, os dejamos una pequeña selección de microrrelatos de nuestros autores recién horneados en clase, para que disfrutéis leyéndolos o recitándoles entre velas, calabazas y túnicas. 🎃🎃👻👻💀💀

———————————————————————————————————————————————-

NOCHE DE HALLOWEEN por Camila Navaro

Las calabazas, huyendo de Halloween, se han refugiado en los cementerios. Los niños han salido en su busca y lo han invadido y pisoteado todo.

Los esqueletos tampoco han salido muy bien parados. Maltrechos, apenas pueden salir de sus tumbas, y están muy hartos, han perdido intimidad. Así que deciden negociar. Pero ellas, las calabazas, solo saben decir “¿Truco o trato?” “¿Truco o trato?”…

-¡Vale! ¡Vale!- contestan los esqueletos -. Pues, ¡susto!

-Quieren pasar miedo, pues hagamos que todos pasen miedo.

Las calabazas pusieron su cara más terrorífica y los esqueletos se vistieron con sus peores harapos, cogieron palas y picos, sacaron los coches funerarios y lo más terrorífico de todo… su peor carcajada: ¡Jajajajajá!

Recorrieron el pueblo casa a casa, puerta a puerta. Primero golpeaban la puerta con los picos y las palas, y cuando abrían, las calabazas les asustaban mientras los esqueletos soltaban su terrorífica risa: ¡Jajajajajá!

No asustaron a nadie, al revés, todos se lo pasaron de cine. La gente quería pasar mucho miedo y ellos reírse de todos.

Así que decidieron repetirlo para el año siguiente.

Y así para siempre.


NI TRUCO NI TRATO por Mar González

¡Bonita fiesta!

Entre los disfraces que lucían los invitados uno captó mi atención. Aquella figura encapuchada que sobresalía por encima de las demás era impresionante.

Me acerqué para felicitar a quien, sin lugar a dudas, ganaría el concurso. Se dio la vuelta y comprendí mi error demasiado tarde. La mirada vacía, los dientes descarnados y un aliento nauseabundo me absorbieron el alma en pocos minutos. Desde entonces soy yo la que triunfa en Halloween…


DERECHOS DE LOS MUERTOS por Jesús Ruiz

31, Octubre de 2018, NoticiasdelMásallá.es

Habiendo recibido el siguiente comunicado la médium espiritista Marquesa viuda De La Mort, textualmente lo transcribimos, sin entrar en valoraciones:

Una vez declarados los Derechos universales humanos, de los niños e incluso de los animales, nosotros, los muertos, también exigimos la declaración de los nuestros. Apelamos, por tanto, a Naciones Unidas, quien presto debería sancionar el siguiente texto:

 DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS MUERTOS

 Artículo único.- Los muertos tendrán derecho a descansar en paz, sin que se comercie con su memoria a la manera antigua de cobro de estipendios por misas de difuntos, o a la manera nueva y moderna de negocio cutre con calabazas, esqueletos de plástico y disfraces ridículos en la fiesta denominada Halloween, cochambroso ejemplo de la globalización cultural yanqui.


LUZ EN SAMHAIN por Susi López

Un año más en el qué mamá no quiere encender una lamparilla por ti, Juanito. Dice que los amigos imaginarios no necesitan que se les alumbre el camino porque no tienen alma. Desde luego mamá no se entera de nada. Pero no te preocupes, yo ya se manejarme con cerillas. Ahora enciendo una candelita, la pongo a flotar en el aceite y digo:

– Por Juanito, luz para que encuentre el camino del cielo. Adiós amigo, que llegues pronto.

Pero bueno…Y vosotros ¿Quiénes sois? ¿También necesitáis luz?


DULCE O TRAVESURA por Susana Aranda

Todo un tumulto de “terribles monstruos” invade por la noche la ciudad. Como mosquitos “por culeros” acuden hacia las siniestras calabazas iluminadas que decoran cada casa del barrio.

Allí una bruja da la mano a un pequeño diablo rojo, ambos escoltados por sendos esqueletos, y fijan su mirada en su próxima “victima”. Más atrás un fantasma discute el equitativo reparto del dulce botín obtenido con un desfigurado pirata.

¡Por todos los Santos! ¿Qué veo venir hacia mí? ¡Pero si es una princesa! ¡Y con zapatos de cristal y todo! Creo que ésta se ha equivocado de cuento, pero sigamos: Por medio de la carretera cruzan unos zombis de tez azulada y ojeras gachas, ¡No es de extrañar que alguno pierda a veces la cabeza!

Aquí y acullá se abren las puertas requeridas por la “espeluznante turba” y los “atemorizados” moradores negocian el “truco o trato” que las cantarinas voces reclaman entre risas y codazos.

Mañana, con la luz del sol y algún que otro dolor de barriga de los más golosos, todo habrá terminado, pero ahora es Halloween, así que amigo lector: “¿Dulce o travesura?”.


HALLOWEEN por Eva Vallejo

Me pinto la cara y escondo mi cuerpo entre ropas oscuras. Salgo a la calle y me uno a la multitud que grita no temer a la muerte más que a la vida.

Esta noche compite con la magia, la soledad y la locura esa oscuridad que atrae a lo imperturbable, esa sombra de la que nos escondemos y que pretendemos burlar por unas horas, esa unión que hacemos los vivos con las almas que nos abren el camino hacia lo que está acabado y al mismo tiempo es infinito.

Me uno a los trucos y consigo tratos, beso su cara y grito espantada. Tengo brujas y duendes que inundan mi casa. Dejo entrar a los muertos y tomamos vino, brindamos por el tiempo que nos queda, nos tumbamos y poco a poco entre telas de araña y calabazas, nos dormimos.


REENCUENTRO por Ana María Sánchez

La estación está llena de trenes. Los andenes llenos de pasajeros. Se respira confusión. Subo al vagón que me corresponde. Está repleto de ánimas de mi pasado. Abuelos, primos, amigos me observan. Sin palabras, me invitan a sentarme. Se cierran las puertas. El tren inicia su camino. Paulatinamente, los sonidos se van diluyendo y el silencio es profundo. Miro por la ventana y la niebla esconde el paisaje. La levedad se apodera de mi cuerpo mientras, que, con terror observo como me diluyo en la nada. Estoy muerta.


FELIZ HALLOWEEN por Asunción Hurtado

He colocado kilos de falsas telarañas. He plegado en papel brujas, calaveras y murciélagos y los he colgado en el rellano. Esta tarde los niños vendrán a pedir caramelos.

Son ya las ocho. Oigo jaleo en el edificio. Pero aún nadie ha llamado a mi puerta. Pasan corriendo por la escalera, pero no se detienen aquí. Quizá puse demasiadas arañas en las telas.

Ahora sí, están llamando. Salgo deprisa, con mi cubo de caramelos preparado. Pero es la vecina de arriba, que me pide que le pase algunos, los suyos ya se le han terminado. Le doy la mitad del cubo y cierro la puerta, frustrada.

Pasan los minutos, y suman horas. Ya es demasiado tarde. Nadie va a venir. Me siento sola en el sofá, deprimida. En la televisión se suceden las películas de terror. Y mientras, yo como caramelos compulsivamente, uno tras otro, mientras me digo: ¡Feliz Halloween!


EN LA NOCHE DE  HALLOWEEN por Cristina Valladolid

Me asomo y  salgo pero me envuelve de nuevo esa pegajosa y espesa  bruma que me lo impide.  No soy capaz de traspasarla porque me asusta plantearme deambular sin rumbo sin saber qué hay al otro lado de la niebla infinita. Regreso a la oscuridad de este viejo caserón, ignorando desde cuando lo habito, porque no consigo recordar cómo ni por qué he llegado aquí, en donde todo me resulta hostil.

De cuando en cuando vienen extraños a la casa. Los observo pero siempre acabo escondiéndome. Ahora llega gente, de repente oigo sus voces y risas. Hoy es  31 de Octubre y esta noche una fuerza sobrenatural me empuja a hablar con ellos, no puedo pararlo y finalmente me muestro y entonces huyen de mí gritando despavoridos.

¡No hay duda les aterro! Es entonces cuando me doy cuenta ¡ Estoy muerto!

 


LA VÍSPERA DE LAS ÁNIMAS por Pilar Moreno

Acurrucados en un rincón del dormitorio, se abrazaban con energía mientras comprimían sus ojos con toda la fuerza que podían, esperando que el espantoso ruido que se producía en la puerta de entrada cesara.

María, solo pensaba en la perversidad que tiene la propia pobreza: dar de comer a sus 3 hijos, pequeños para trabajar, pero muy grandes para comer, si no hubieran sido tan pobres….

El destino, su horrible sino, había querido que se quedara viuda unos días antes, y las exequias mortuorias eran tan caras, que entre todos habían enterrado al finado en el campo delante de su casa.

Entonces fue cuando a ella se le ocurrió, una mala ocurrencia, lo sabía ahora. Hay cosas que no se pueden hacer en la víspera de la noche de las ánimas. Pero el hambre era tan grande…

La puerta se abrió y una silueta amortajada con una palidez extrema y sin brillo en los ojos, extendió la mano mientras le decía:

– ¡María, devuélveme el hígado que me quitaste hace dos días!


LOS SERES DESCONOCIDOS por Ángela Carrasco

El padre Aniceto cerraba todas las noches la pequeña iglesia de su pueblo tras revisarlo todo. Estaba convencido de que por las noches entraban personas desconocidas y se escondían entre los santos y el confesionario. De hecho, él oía ruidos de pisadas, cuchicheos y hasta risas.

El joven párroco, bajito y muy moreno, había llegado para ayudarlo hacía varios años. Y poco a poco le había apartado de sus tareas de sacerdote bajo el pretexto de su avanzada edad. Hubo de hacerlo con mucho disimulo, ya que don Aniceto no obedecía ni al obispo, ni al mismo Dios.

Desde hacía algún tiempo, notaba que sus feligreses le ignoraban. No acudían al confesionario cuando él lo ocupaba, aunque comprendía los pecados y las tentaciones de los viejos de su pueblo mucho mejor que aquel jovencito con acento extraño. No le saludaban cuando salía a pasear por la mañana temprano y Trueno, el perro del panadero, ya no le ladraba. Pensó que ello era debido a su edad que según creía había pasado ya de los noventa, o puede que, de los cien, porque ya no lo recordaba.

Un día, mientras escuchaba la misa, vio su nombre y apellidos en una pequeña placa en el suelo de la iglesia, junto a unas cuantas palabras de afecto. Y lejos de comprender cuál era en verdad su situación, lo atribuyó a una broma pesada de los seres que se colaban en su parroquia durante la noche.


TRIOLOGíA HALLOWEEN por Fernando Más

1/ TRUCO

De carroza a calabaza en sólo tres Halloween.

2/ ¿TRUCO O TRATO?

¿Qué mejor sitio para Halloween que un cementerio?. Tres metros hasta el aire. Cómo broma está bien pero… ¿¡Alguien me oye!?.

3/ ¿TRUCO o RETRATO?

¡Qué costumbre de pintar los retratos mirando de frente! Mañana diré en recepción que lo retiren, desde la cama es inquietante.

Les ruego que cuando suban el desayuno, retiren el espejo de la pared.


MÁS QUE UNA PREGUNTA por Eva Vallejo

Cada momento de la vida es una decisión, ¿truco o trato?

Se mueven las pasiones entre respuestas inconexas que te queman en la garganta mientras temes las consecuencias de una decisión.

La noche te cubre cuando aún no ha terminado el día y deseas que amanezca. ¿El café con leche, sin azúcar? Hay elecciones que te marcan de por vida. Que se adaptan a ti, que te diseñan, te moldean, te hacen ser tú.

Y según sigues el camino, ¿derecha o izquierda?, ¿subes o bajas?, ¿entras o sales? ¿lo tomas o lo dejas?… Y así corre el reloj de la vida, entre un truco o un trato, hasta la última parada en la que esa respuesta se hace eterna: ¿vives o mueres?


EL UMBRAL por Ana María Sánchez

Es medianoche y el timbre de la puerta me despierta. ¿Quién será? Mi ojo se asoma a la mirilla y tiemblo. Me ha encontrado. Me aseguro que el pestillo está echado. Vuelvo a mirar y ahí está con su rictus cruel y sus ojos inyectados en sangre. Inopinadamente, un dolor intenso recorre mi cuerpo. El monstruo ha introducido una aguja envenenada por la cerradura y ha penetrado en mi interior aniquilando mi esperanza. Mis entrañas salen del que era su habitáculo para viajar a través de la ranura de la puerta. Un último halo de vida me permite ver su imagen. Mi asesino está siendo asfixiado por mis intestinos sanguinolentos. Percibo su muerte tanto como la mía mientras nuestras sangres se mezclan. Un último pensamiento recorre mi final: permaneceremos juntos para siempre.


EL ESPEJO por Nube Schulte

No eres tú, espejo mío.

Soy yo la que te acompaña siempre.

Sin mí, tú no serías nadie.

Te desafío.

Cuánto afán de reflejar

tristeza, ira, esperanza y decepción,

El bien y el mal

te lo doy a ti.

El Miedo y mi vanidad

tú la guardas con añoranza.

De reojo te lanzo breves vistazos,

ojos que se fijan en mí,

escudriñan

tu altiva arrogancia

de querer mostrar lo que no eres y nunca serás.

 

Espejo, espejo,

veo un fantasma borroso de lejos.

Se acerca,

lentamente,

viene hacía mí.

No hay nadie

más que el horror de desaparecer en ti

que eres yo.

El día que me encuentre en tu mirada

será el último

momento de atraparme,

porque tú no eres

mas que un terrible

espejismo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 octubre, 2018 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

¿Cola de león o cabeza de ratón? Esa es la pregunta antes de hacerte emprendedor

¿Cuántas veces en la vida te has planteado si realmente te gusta tu trabajo?

¿Has pensado alguna vez en ser emprendedor y montar tu propia empresa?

¿Qué te frena a hacerlo?

COMPRAR LIBRO

Durante más de 15 años estuve trabajando en una multinacional y todo iba bien hasta que un día te levantas por la mañana y te planteas qué quieres hacer realmente con tu vida.

Hablando con uno de mis jefes con el que más confianza tenía me hizo una pregunta simple y concisa:

¿Qué prefieres ser, cola de león o cabeza de ratón?

Y así fue como de repente me di cuenta que mi espíritu emprendedor me estaba llamando. Fue una pregunta directa pero de respuesta compleja y meditada, que marcaría los últimos díez años de mi vida y de mi profesión. 

Hace unos días coincidí con un antiguo compañero que también tomó la decisión de irse de la multinacional pero para seguir escalando puestos en otras grandes empresas. Me habló de cifras inimaginables para mí en rangos salariales, vacaciones pagadas, coche de empresa, dietas y gastos pagados. Es decir, un león en toda regla: agresivo, tajante y embaucador… ¡Pero trabajando para el proyecto de otros!

Entonces recordé mis viejos y gloriosos tiempos en esa gran empresa y pensé dónde estaba ahora. Un empresa propia, pequeña, muy pequeña porque no puedo permitirme contratar a nadie. Un proyecto que cumple diez años sorteando fracasos y algunos éxitos pero siempre aprendiendo, disfrutando y conduciendo mi propio barco. Ese barco que a veces navega lento, demasiadas tormentas que impiden tomar el timón y retomar el rumbo. Pero a veces el viento sopla las velas y eres tú, solo tú, el que decide el rumbo, el destino y el tiempo. Y así cada pequeño logro de esta editorial se convierte en una aventura fantástica para conocer gente nueva, para crear libros y contar historias…

Esa fue una de las razones por las que decidí hace unos meses editar este libro para emprendedores de Rafa Fernández. Porque entre todas las historias que su autor relata, había una parte de mi, algo que me unía a esa gente que un día tomando un café se plantea cambiar, tomar la “gran decisión”, y convertirse en capitán de su propio barco. O “cabeza de ratón”, como diría mi antiguo jefe… ¡Tú decides!

Dios tenía un Business Plan no es solo un libro para la gente que se está planteando dar el salto. Es también para gente como yo, que ya tiene su propio negocio pero que necesita una mano amiga que te recuerde cuando las cosas no van bien porque estás aquí, que te explique que si algunos proyectos fracasan no siempre es por tu culpa, que hay un montón de factores externos que no puedes controlar y te pueden dinamitar la linea de flotación, y que a veces es más sensato atracar en puerto hasta que pase el huracán y esperar a que la calma vuelva, para entonces volver a zarpar.

Aquí te presto algunos de los “buenos consejos” que encontrarás en este libro:

  • Todo lo que haces tiene sentido si sabes conectarlo.
  • Confía en tu intuición.
  • No es lo mismo ser empresario que ser emprendedor.
  • Eres lo que haces. Empieza a hacer lo que quieras ser.
  • No tengas prisa… que cada paso disponga del tiempo que le corresponde.
  • Un socio no debe sumar, debe multiplicar.
  • No te fíes, conoce las normas de tu mercado y prepárate para el cambio.
  • Aprende a retirarte a tiempo. Si has hecho lo que está en tu mano no estas obligado a más…

Si he conseguido abrirte el apetito ya solo falta que te hagas con nuestro libro 🙂 Pincha aquí y bienvenido a la familia de emprendedores.

COMPRAR LIBRO

“No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”

T. Edison

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 septiembre, 2018 en Dios tenía un Business Plan

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Candilejas”, vuelve nuestro Taller de Escritura Creativa

Vuelve Octubre, vuelve el otoño y vuelve nuestro Taller de Escritura Creativa de relato breve en Editorial Chocolate.

Este año trabajaremos sobre el maravilloso mundo del espectáculo, del cine, del teatro y de cualquier actividad que se desarrolle encima de un escenario. Escribiremos historias que iluminen personajes y decorados, actores y actrices, películas o rodajes reales o imaginarios, para crear un libro lleno de glamour y magia que presentaremos a final del curso en la Feria del Libro de Madrid 2019.

Porque como las “candilejas”, esa línea de luces en el proscenio del teatro, este año vamos a brillar con luz propia.

¿Te unes a nosotros? El Show debe comenzar… ¡Te esperamos!

Horario:

-Lunes:  de 10:30 a 13:30 en la Cafetería MÜR (Plaza Cristino Martos, 2, Madrid)  Metro: Callao o Plaza España //  Precio: 35 €/mes

-Martes:  de 17:30 a 20:30 en el Club Iberia (C/ Princesa 25, Madrid) Metro: Callao // Precio: 107 €/Trimestre

-Miércoles: Pendiente confirmar horario.

Duración: Desde Octubre 2018 hasta Junio 2019

Contenido del taller: El taller de escritura creativa de Editorial Chocolate es un espacio en el que los alumnos semanalmente deben escribir relatos breves que son leídos y comentados en clase, con el objetivo final de que los mejores escritos de cada alumno formen parte de un libro que será editado por la Editorial y presentado en la Feria del Libro de Madrid 2019. Este año el tema de los relatos será el mundo del cine, del teatro y del espectáculo. Cada martes la profesora propondrá un aspecto relacionado con este tema para que posteriormente cada alumno desarrolle un relato breve de manera creativa y libre.

Si estás interesado en participar en nuestro taller de escritura, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario:

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 septiembre, 2018 en Taller de Escritura

 

“El Palacio de Liria” por Vanessa Montesinos

Vanessa Montesinos es nuestra escritora historiadora del grupo. Para ella un buen relato es aquel en el que los personajes diambulan por tiempos y escenarios pasados fundiendose con los acontecimientos históricos más importantes, aportando detalles y llevando al lector a un viaje en el espacio y en el tiempo.

Descúbrela en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aqui.

 

“Bajó la calle Princesa rápidamente. El frío de noviembre le azotaba las mejillas y las piernas desnudas. Atravesó la verja que ocultaba el palacio de Liria de la vista de los curiosos. Los milicianos que la guardaban la saludaron clavando sus ojos en todo su cuerpo. No pudo evitar sentirse intimidada ante todas aquellas miradas de deseo.

—¿Se encuentra bien señorita?

—Sí, teniente Castaño, gracias.

—Vicente, por favor —sonrió el hombre apagando el cigarro sobre la hierba.

—Como quiera —balbuceó asustada.

—Entre, hace frío.

Tras un ligero asentimiento de cabeza marchó a todo correr detrás del militar. Desde que los duques habían abandonado meses atrás el palacio, los milicianos del Partido Comunista lo habían requisado y exhibían las obras de arte sin ningún pudor entre sus camaradas. Ella los despreciaba, pero, a la vez, los temía, no quería sufrir lo mismo que otras muchachas que conocía, a las que habían violado o pegado. Intentaba pasar desapercibida, pero a veces no lo lograba, por suerte, siempre estaba el teniente Castaño que aparecía en el momento más apropiado. Aquel hombre la daba más miedo que el resto. Estaba bien situado dentro del partido y en el palacio sus órdenes se acataban sin rechistar. Nadie se atrevía a llevarle la contraria, era respetado por sus hombres y por la gente del servicio también. Sin embargo, ella no podía evitar estremecerse cuando le veía aparecer con la chaqueta oscura abo- tonada y la gorra calada hasta las sienes, dando grandes zancadas en vez de caminar.

Cuando accedió al interior del edificio no se percató del ruido de los motores de los aviones. Temblaba como una hoja, siempre le pasaba lo mismo cuando se encontraba sola con los milicianos. Solía hacerse acompañar de alguno de los miembros del servicio para evitar que el miedo se apoderara de ella. De repente una sacudida la sacó de sus pensamientos. Cayeron varios cascotes y el olor a humo se hizo patente en el vestíbulo de la entrada.”

“El Palacio de Liria” de Vanessa Montesinos

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , ,

“Noche de Ronda” por María Jesús Colón

Si hay alguien que realmente fue feliz al escribir este libro es ella, nuestra escritora más costumbrista del grupo y “gata” a mucha honra: María Jesús Colon. 

Sabe cómo nadie los secretos del Madrid más castizo, meterse en tiempos pasados y bucear en sus calles para traernos a la memoria personajes tan emblemáticos y arraigados como los serenos. Sirva de ejemplo esta “Noche de Ronda” de un día cualquiera de principios del siglo pasado….

Descúbrela en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aquí 


“El ruido hueco de las palmadas sonó en el silencio de la noche y el tintineo de un manojo de llaves contestó a la llamada. Dionisio, ataviado con un viejo guardapolvos, la gorra y el chuzo, hacía sonar su enorme y pesada argolla de donde colgaban infinidad de llaves de varios tamaños que abrían los portales de las casas de Lavapiés, donde prestaba sus servicios como sereno.

Sacó el reloj de su bolsillo y comprobó la hora.

—Las 12:30. Es don Antonio, el médico— pensó para sí—. Debe haber terminado su turno.

—¡Buenas noches, don Antonio!
—¿Qué tal, Dionisio? Como verá, he olvidado otra vez las llaves; es que salgo muy deprisa por las mañanas.

—No se preocupe, para eso estoy yo. ¿Qué tal hoy la guardia?

—Muy pesada. Ha habido un accidente tremendo: un tranvía se ha salido de la vía al chocar contra un carro y menos mal que no ha volcado. Ha habido varios heridos, pero todos leves.

—¡Que descanse! —fue su despedida cerrando el portal.

El ruido de un taconeo se oyó a lo lejos. Dirigió la mirada hacia la acera de enfrente y divisó la silueta de Juana a la tenue luz de las farolas.

—Pobrecilla —pensó—, tan joven y dedicarse a ese trabajo tan duro de hacer la calle.

Se encaminó al número 5 esperándola. Como había visto hacer a su abuelo y a su padre, Dionisio entró primero en el portal por si había algo raro, encendió la luz, miró detrás de la puerta que abría, le dio las buenas noches y esperó que Juana empezara a subir para volver a cerrarlo.

Aquella pensión de la calle del Olivar parecía sacada de una novela de Galdós. Doce habitaciones que ocupaban practicamente todo un edificio casi en ruinas y sin ascensor. Manchas de humedad en las paredes y cristales rotos en unas ventanas donde apenas llegaba la luz y por donde se colaba el frío del invierno madrileño. Allí se hospedaba Juana y toda una colección de personajes igualmente galdosianos, incluyendo a Maruja, la patrona, que vestía batas muy largas para tratar de disimular que era coja, pero que no engañaba a nadie, ni siquiera a ella misma…”

Noche de ronda de Maria Jesús Colón

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

“Si tú fueras de Madrid…” por Ana María Díaz

Ana María Díaz Sánchez es nuestra autora poeta, la que busca y encuentra la musicalidad en las palabras, en las historias, en los personajes. Siempre nos muestra la sensibilidad de sus protagonistas, su alma y sus miedos, y todo aquello que pueda formar parte de un relato amargo y dulce a partes iguales.

Y así es como le gusta escribir: observando, preguntando y escuchando, los pilares que le han ayudado en el mundo de la escritura. Como la vida misma…

Descúbrela en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aquí 


“Si tú fueras de Madrid sentirías la presencia del espíritu de grandes escritores al pasear por el barrio de Las Letras. Te observarían perplejos los ojos de Cervantes, Lope de Vega, Quevedo y Góngora. Un murmullo de voces te arrastrarían hasta el Teatro Español, lugar, donde sus historias escritas veían la luz y se inmortalizaban.

Si tú fueras de Madrid buscarías, entre Huertas y Atocha, la plaza Matute. Allí tenía sede el suplemento literario El imparcial. En esta tribuna expresaron sus ideas Zorrilla, Bécquer y Larra. Ahora, el silencio se extiende en sus páginas olvidadas y tristemente desaparecidas, pero, siempre nos quedará el «vuelva usted mañana» que nos incita a regresar cada cierto tiempo a ese lugar.

Si tú fueras de Madrid disfrutarías al pasar por la calle Postas. En ese instante, cerrarías los ojos y recordarías, que Barbarita Arnáiz, personaje de Galdós en Fortunata y Jacinta, nació en esa calle. Transitarías, a través de su historia, por un Madrid roto por la decepción de la pérdida de las colonias y las desigualdades sociales que de manera tan admirable retrató su autor.

Si tú fueras de Madrid crearías un esperpento ante los espejos cóncavos y convexos en el callejón del gato, tal y como lo hizo Valle Inclán con Max Estrella en «Luces de Bohemia», te deformarías al mirarte en ellos y, entre risas, descubrirías que nadie es perfecto.

Si tú fueras de Madrid entrarías al Ateneo y respirarías ciencia, literatura y filosofía. Intuirías, por los susurros que te llegan, que, si subes por la escalera ornamentada con estrellas de cinco puntas, una gran biblioteca te daría la bienvenida a un paraíso de cultura y estudio.

Si tú fueras de Madrid probarías a entrar en uno de los muchos cafés que acogieron grandes tertulias literarias. En el Varela nos reencontraríamos con los hermanos Machado y Pío Baroja. En el Gijón con Cela, Umbral, Gómez de la Serna… La imagen de la película de La Colmena se reproduciría en tu memoria. Sacarías un cuaderno, un bolígrafo y te dejarías llevar por las musas.

Si tú fueras de Madrid bajarías por Antón Martín hasta Atocha convirtiéndote en Pedro, el antihéroe de Tiempo de Silencio. Como él, gestarías monólogos con los que irías comprendiendo tu mundo interior. Si siguieras sus pasos, te desconcertaría el contraste entre el centro de la ciudad y las chabolas que dormitan en su extrarradio. Las vidas que deambulan en estos escenarios son dramáticamente desiguales y dolorosas.

Si tú fueras de Madrid sonreirías al observar el trasiego de pasajeros en la estación de Atocha. Subidas y bajadas; besos y lágrimas entre maletas y nostalgias de un pasado y un presente que tan bien han sabido reflejar Almudena Grandes, Dulce Chacón, Fernando Marías… y tantos, tantos autores que no hay trenes suficientes para viajar con sus historias.

Si tú fueras de Madrid entenderías por qué Caballero Bonald la describió como «una ciudad espléndidamente agasajada por la literatura». Los personajes de las novelas viven eternamente entre sus calles. Búscalos y disfrutarás de otras vidas.

“Madrid entre letras” de Ana María Díaz

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

“Madrid huele a mar” por Victor Villalba

Victor Villalba es nuestro autor más extrovertido, que utiliza de manera exquisita el humor surrealista para conectar unos personajes sensibles y tiernos en escenarios irreales de las calles de Madrid.

Descúbrele en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.


 

“Desde siempre he amado el mar, pero resulta que aquí, en Madrid, el mar está muy lejos. Al menos eso creía yo.

He alquilado un ático porque la chica de la inmobiliaria me dijo que en los días despejados incluso se puede ver la costa. Al principio no la creí, pero resulta que es verdad que si cierro mucho los ojos, a los pocos minutos, empiezo a ver un azul intenso y a escuchar el chapoteo de mis brazos nadando desnudo entre las olas. A veces me ausento durante un par de horas en las que sueño escuchar, allá a lo lejos, los gritos de niños jugando en la orilla y el mar desfalleciendo agotado en la playa.

Otras veces, desde esta altura, imagino ser el farero encargado de orientar con la luz de un gran foco a los barcos que se pierden en el horizonte proceloso de la Castellana … Confieso que, a veces, dudo de que todo esto sea real y pienso que es el resultado de un simple golpe de calor. De otra forma no podría explicar que el otro día viera trepar por mi azotea a una gran medusa chorreando agua por todas partes.

Perplejo la vi sentarse a mi lado y beberse mi cerveza, para luego eructar como un verdadero lobo marino lleno de tatuajes y dispuesto a relatar increíbles aventuras de viajes fantásticos.

En Madrid, los que son de aquí lo saben, no solemos ser descorteses con los inmigrantes ni con las medusas, así es que la dejé hacer.

Me contó que venía de lejos, que se había quedado atrapada en la red de un barco pesquero en aguas del Pacífico, y que había escapado de MercaMadrid escondida en los bajos de un camión.

Tenía un color malva gelatinoso. No era muy atractiva, pero aquella noche me hizo compañía. Nos apoyamos los dos en la barandilla de la terraza y miramos nostálgicos los tejados de Madrid:

—¡Ah, qué hermosa es esta ciudad! —dijo aquel animal de cuerpo pegajoso que a veces se apoyaba melancólico sobre mi hombro.

Me costó adivinar hacia donde dirigía su mirada, pero creí que la fijaba en los barcos amarrados a la Torre de Madrid. A los pies de esta, los pescadores lanzaban sus redes, y cuando las izaban se las veía llenas de todo tipo de peces…”

“Madrid, Madriz, Madrí ” por Victor Villalba

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aquí 

 
1 comentario

Publicado por en 5 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , ,