RSS

Archivo de la categoría: Uncategorized

Relatos para una noche de Halloween

Hoy, noche de los muertos y de los inframundos, os dejamos una pequeña selección de microrrelatos de nuestros autores recién horneados en clase, para que disfrutéis leyéndolos o recitándoles entre velas, calabazas y túnicas. 🎃🎃👻👻💀💀

———————————————————————————————————————————————-

NOCHE DE HALLOWEEN por Camila Navaro

Las calabazas, huyendo de Halloween, se han refugiado en los cementerios. Los niños han salido en su busca y lo han invadido y pisoteado todo.

Los esqueletos tampoco han salido muy bien parados. Maltrechos, apenas pueden salir de sus tumbas, y están muy hartos, han perdido intimidad. Así que deciden negociar. Pero ellas, las calabazas, solo saben decir “¿Truco o trato?” “¿Truco o trato?”…

-¡Vale! ¡Vale!- contestan los esqueletos -. Pues, ¡susto!

-Quieren pasar miedo, pues hagamos que todos pasen miedo.

Las calabazas pusieron su cara más terrorífica y los esqueletos se vistieron con sus peores harapos, cogieron palas y picos, sacaron los coches funerarios y lo más terrorífico de todo… su peor carcajada: ¡Jajajajajá!

Recorrieron el pueblo casa a casa, puerta a puerta. Primero golpeaban la puerta con los picos y las palas, y cuando abrían, las calabazas les asustaban mientras los esqueletos soltaban su terrorífica risa: ¡Jajajajajá!

No asustaron a nadie, al revés, todos se lo pasaron de cine. La gente quería pasar mucho miedo y ellos reírse de todos.

Así que decidieron repetirlo para el año siguiente.

Y así para siempre.


NI TRUCO NI TRATO por Mar González

¡Bonita fiesta!

Entre los disfraces que lucían los invitados uno captó mi atención. Aquella figura encapuchada que sobresalía por encima de las demás era impresionante.

Me acerqué para felicitar a quien, sin lugar a dudas, ganaría el concurso. Se dio la vuelta y comprendí mi error demasiado tarde. La mirada vacía, los dientes descarnados y un aliento nauseabundo me absorbieron el alma en pocos minutos. Desde entonces soy yo la que triunfa en Halloween…


DERECHOS DE LOS MUERTOS por Jesús Ruiz

31, Octubre de 2018, NoticiasdelMásallá.es

Habiendo recibido el siguiente comunicado la médium espiritista Marquesa viuda De La Mort, textualmente lo transcribimos, sin entrar en valoraciones:

Una vez declarados los Derechos universales humanos, de los niños e incluso de los animales, nosotros, los muertos, también exigimos la declaración de los nuestros. Apelamos, por tanto, a Naciones Unidas, quien presto debería sancionar el siguiente texto:

 DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS MUERTOS

 Artículo único.- Los muertos tendrán derecho a descansar en paz, sin que se comercie con su memoria a la manera antigua de cobro de estipendios por misas de difuntos, o a la manera nueva y moderna de negocio cutre con calabazas, esqueletos de plástico y disfraces ridículos en la fiesta denominada Halloween, cochambroso ejemplo de la globalización cultural yanqui.


LUZ EN SAMHAIN por Susi López

Un año más en el qué mamá no quiere encender una lamparilla por ti, Juanito. Dice que los amigos imaginarios no necesitan que se les alumbre el camino porque no tienen alma. Desde luego mamá no se entera de nada. Pero no te preocupes, yo ya se manejarme con cerillas. Ahora enciendo una candelita, la pongo a flotar en el aceite y digo:

– Por Juanito, luz para que encuentre el camino del cielo. Adiós amigo, que llegues pronto.

Pero bueno…Y vosotros ¿Quiénes sois? ¿También necesitáis luz?


DULCE O TRAVESURA por Susana Aranda

Todo un tumulto de “terribles monstruos” invade por la noche la ciudad. Como mosquitos “por culeros” acuden hacia las siniestras calabazas iluminadas que decoran cada casa del barrio.

Allí una bruja da la mano a un pequeño diablo rojo, ambos escoltados por sendos esqueletos, y fijan su mirada en su próxima “victima”. Más atrás un fantasma discute el equitativo reparto del dulce botín obtenido con un desfigurado pirata.

¡Por todos los Santos! ¿Qué veo venir hacia mí? ¡Pero si es una princesa! ¡Y con zapatos de cristal y todo! Creo que ésta se ha equivocado de cuento, pero sigamos: Por medio de la carretera cruzan unos zombis de tez azulada y ojeras gachas, ¡No es de extrañar que alguno pierda a veces la cabeza!

Aquí y acullá se abren las puertas requeridas por la “espeluznante turba” y los “atemorizados” moradores negocian el “truco o trato” que las cantarinas voces reclaman entre risas y codazos.

Mañana, con la luz del sol y algún que otro dolor de barriga de los más golosos, todo habrá terminado, pero ahora es Halloween, así que amigo lector: “¿Dulce o travesura?”.


HALLOWEEN por Eva Vallejo

Me pinto la cara y escondo mi cuerpo entre ropas oscuras. Salgo a la calle y me uno a la multitud que grita no temer a la muerte más que a la vida.

Esta noche compite con la magia, la soledad y la locura esa oscuridad que atrae a lo imperturbable, esa sombra de la que nos escondemos y que pretendemos burlar por unas horas, esa unión que hacemos los vivos con las almas que nos abren el camino hacia lo que está acabado y al mismo tiempo es infinito.

Me uno a los trucos y consigo tratos, beso su cara y grito espantada. Tengo brujas y duendes que inundan mi casa. Dejo entrar a los muertos y tomamos vino, brindamos por el tiempo que nos queda, nos tumbamos y poco a poco entre telas de araña y calabazas, nos dormimos.


REENCUENTRO por Ana María Sánchez

La estación está llena de trenes. Los andenes llenos de pasajeros. Se respira confusión. Subo al vagón que me corresponde. Está repleto de ánimas de mi pasado. Abuelos, primos, amigos me observan. Sin palabras, me invitan a sentarme. Se cierran las puertas. El tren inicia su camino. Paulatinamente, los sonidos se van diluyendo y el silencio es profundo. Miro por la ventana y la niebla esconde el paisaje. La levedad se apodera de mi cuerpo mientras, que, con terror observo como me diluyo en la nada. Estoy muerta.


FELIZ HALLOWEEN por Asunción Hurtado

He colocado kilos de falsas telarañas. He plegado en papel brujas, calaveras y murciélagos y los he colgado en el rellano. Esta tarde los niños vendrán a pedir caramelos.

Son ya las ocho. Oigo jaleo en el edificio. Pero aún nadie ha llamado a mi puerta. Pasan corriendo por la escalera, pero no se detienen aquí. Quizá puse demasiadas arañas en las telas.

Ahora sí, están llamando. Salgo deprisa, con mi cubo de caramelos preparado. Pero es la vecina de arriba, que me pide que le pase algunos, los suyos ya se le han terminado. Le doy la mitad del cubo y cierro la puerta, frustrada.

Pasan los minutos, y suman horas. Ya es demasiado tarde. Nadie va a venir. Me siento sola en el sofá, deprimida. En la televisión se suceden las películas de terror. Y mientras, yo como caramelos compulsivamente, uno tras otro, mientras me digo: ¡Feliz Halloween!


EN LA NOCHE DE  HALLOWEEN por Cristina Valladolid

Me asomo y  salgo pero me envuelve de nuevo esa pegajosa y espesa  bruma que me lo impide.  No soy capaz de traspasarla porque me asusta plantearme deambular sin rumbo sin saber qué hay al otro lado de la niebla infinita. Regreso a la oscuridad de este viejo caserón, ignorando desde cuando lo habito, porque no consigo recordar cómo ni por qué he llegado aquí, en donde todo me resulta hostil.

De cuando en cuando vienen extraños a la casa. Los observo pero siempre acabo escondiéndome. Ahora llega gente, de repente oigo sus voces y risas. Hoy es  31 de Octubre y esta noche una fuerza sobrenatural me empuja a hablar con ellos, no puedo pararlo y finalmente me muestro y entonces huyen de mí gritando despavoridos.

¡No hay duda les aterro! Es entonces cuando me doy cuenta ¡ Estoy muerto!

 


LA VÍSPERA DE LAS ÁNIMAS por Pilar Moreno

Acurrucados en un rincón del dormitorio, se abrazaban con energía mientras comprimían sus ojos con toda la fuerza que podían, esperando que el espantoso ruido que se producía en la puerta de entrada cesara.

María, solo pensaba en la perversidad que tiene la propia pobreza: dar de comer a sus 3 hijos, pequeños para trabajar, pero muy grandes para comer, si no hubieran sido tan pobres….

El destino, su horrible sino, había querido que se quedara viuda unos días antes, y las exequias mortuorias eran tan caras, que entre todos habían enterrado al finado en el campo delante de su casa.

Entonces fue cuando a ella se le ocurrió, una mala ocurrencia, lo sabía ahora. Hay cosas que no se pueden hacer en la víspera de la noche de las ánimas. Pero el hambre era tan grande…

La puerta se abrió y una silueta amortajada con una palidez extrema y sin brillo en los ojos, extendió la mano mientras le decía:

– ¡María, devuélveme el hígado que me quitaste hace dos días!


LOS SERES DESCONOCIDOS por Ángela Carrasco

El padre Aniceto cerraba todas las noches la pequeña iglesia de su pueblo tras revisarlo todo. Estaba convencido de que por las noches entraban personas desconocidas y se escondían entre los santos y el confesionario. De hecho, él oía ruidos de pisadas, cuchicheos y hasta risas.

El joven párroco, bajito y muy moreno, había llegado para ayudarlo hacía varios años. Y poco a poco le había apartado de sus tareas de sacerdote bajo el pretexto de su avanzada edad. Hubo de hacerlo con mucho disimulo, ya que don Aniceto no obedecía ni al obispo, ni al mismo Dios.

Desde hacía algún tiempo, notaba que sus feligreses le ignoraban. No acudían al confesionario cuando él lo ocupaba, aunque comprendía los pecados y las tentaciones de los viejos de su pueblo mucho mejor que aquel jovencito con acento extraño. No le saludaban cuando salía a pasear por la mañana temprano y Trueno, el perro del panadero, ya no le ladraba. Pensó que ello era debido a su edad que según creía había pasado ya de los noventa, o puede que, de los cien, porque ya no lo recordaba.

Un día, mientras escuchaba la misa, vio su nombre y apellidos en una pequeña placa en el suelo de la iglesia, junto a unas cuantas palabras de afecto. Y lejos de comprender cuál era en verdad su situación, lo atribuyó a una broma pesada de los seres que se colaban en su parroquia durante la noche.


TRIOLOGíA HALLOWEEN por Fernando Más

1/ TRUCO

De carroza a calabaza en sólo tres Halloween.

2/ ¿TRUCO O TRATO?

¿Qué mejor sitio para Halloween que un cementerio?. Tres metros hasta el aire. Cómo broma está bien pero… ¿¡Alguien me oye!?.

3/ ¿TRUCO o RETRATO?

¡Qué costumbre de pintar los retratos mirando de frente! Mañana diré en recepción que lo retiren, desde la cama es inquietante.

Les ruego que cuando suban el desayuno, retiren el espejo de la pared.


MÁS QUE UNA PREGUNTA por Eva Vallejo

Cada momento de la vida es una decisión, ¿truco o trato?

Se mueven las pasiones entre respuestas inconexas que te queman en la garganta mientras temes las consecuencias de una decisión.

La noche te cubre cuando aún no ha terminado el día y deseas que amanezca. ¿El café con leche, sin azúcar? Hay elecciones que te marcan de por vida. Que se adaptan a ti, que te diseñan, te moldean, te hacen ser tú.

Y según sigues el camino, ¿derecha o izquierda?, ¿subes o bajas?, ¿entras o sales? ¿lo tomas o lo dejas?… Y así corre el reloj de la vida, entre un truco o un trato, hasta la última parada en la que esa respuesta se hace eterna: ¿vives o mueres?


EL UMBRAL por Ana María Sánchez

Es medianoche y el timbre de la puerta me despierta. ¿Quién será? Mi ojo se asoma a la mirilla y tiemblo. Me ha encontrado. Me aseguro que el pestillo está echado. Vuelvo a mirar y ahí está con su rictus cruel y sus ojos inyectados en sangre. Inopinadamente, un dolor intenso recorre mi cuerpo. El monstruo ha introducido una aguja envenenada por la cerradura y ha penetrado en mi interior aniquilando mi esperanza. Mis entrañas salen del que era su habitáculo para viajar a través de la ranura de la puerta. Un último halo de vida me permite ver su imagen. Mi asesino está siendo asfixiado por mis intestinos sanguinolentos. Percibo su muerte tanto como la mía mientras nuestras sangres se mezclan. Un último pensamiento recorre mi final: permaneceremos juntos para siempre.


EL ESPEJO por Nube Schulte

No eres tú, espejo mío.

Soy yo la que te acompaña siempre.

Sin mí, tú no serías nadie.

Te desafío.

Cuánto afán de reflejar

tristeza, ira, esperanza y decepción,

El bien y el mal

te lo doy a ti.

El Miedo y mi vanidad

tú la guardas con añoranza.

De reojo te lanzo breves vistazos,

ojos que se fijan en mí,

escudriñan

tu altiva arrogancia

de querer mostrar lo que no eres y nunca serás.

 

Espejo, espejo,

veo un fantasma borroso de lejos.

Se acerca,

lentamente,

viene hacía mí.

No hay nadie

más que el horror de desaparecer en ti

que eres yo.

El día que me encuentre en tu mirada

será el último

momento de atraparme,

porque tú no eres

mas que un terrible

espejismo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 octubre, 2018 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

Feliz #DiaInternacionaldelaFamilia

Hoy desde Editorial Chocolate queremos celebrar el #DiaInternacionaldelaFamilia como el día de todos los modelos de familia diferentes que existen en nuestra sociedad actual.
Gracias a todos los que apostais por nuestros cuentos para explicar a los más pequeños de la casa su modelo de familia y sentirse orgullosos de ello.
Nuestra colección “Familias del mundo” esperamos que siga creciendo y  llenándose de nuevos títulos como nuestros ya conocidos “Cloe quiere ser mamá” y “Esperando a Pingüi”.
¡Feliz día a todas las mamás y papás!

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Tayra Velasco y Pilar Bravo, las enfermeras de #Historiasquenuncaescribimos

Historias que nunca escribimos

¡Martes y 13! Al principio no parecía una buena fecha para presentar de nuevo nuestro libro pero la verdad que, supersticiones a parte, pudimos de nuevo disfrutar de una gran jornada tan emotiva como enriquecedora gracias al Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, y a dos de sus enfermeras y coautoras de este “pequeño gran libro”: Tayra Velasco y Pilar Bravo.

Ambas representaron en esta ocasión a todos los profesionales del mundo de la enfermería que día a día tienen que lidiar con pacientes, familiares y por supuesto, con la vida y con la muerte. Hablamos de “ellas”, las enfermeras, esos seres maravillosos que vemos correr de una habitación a otra cambiando sueros, administrando pastillas, tomando la tensión, y velando por cada uno de sus pacientes de planta, animándoles con una sonrisa, con una palabra… casi pasando desapercibidas.

Y también hablamos de esas historias que se cuentan entre ellas…

Ver la entrada original 96 palabras más

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 marzo, 2018 en Uncategorized

 

#8Marzo #DiadelaMujer

CALLE DE LA LIBERTAD por FERNANDO MAS

( Un homenaje de uno de nuestros alumnos para el Dia de la Mujer)
​​​​​​​​​​
No sé si tú tienes la culpa de lo que eres o si el culpable es la sociedad que te formó. Pero, tanto si es de una forma o de otra, me has jodido la vida.

Ya no me acuerdo si alguna vez fui feliz. No ya junto a ti, que seguramente que no pues me casé forzada por unos padres que dominaron mi vida y mi destino hasta que te hiciste cargo de las mismas riendas y me condujiste por la misma senda de infelicidad y amargura.

No te perdonaré nunca que te tuviera que pedir dinero hasta para comprarme unas bragas porque las que tenía, a base de lavarlas, se me deshacían entre las manos.

Lloro de pena cuando recuerdo como me ordenabas mi manera de vestir e incluso tenía que volver a cambiarme cuando algo que me había puesto para salir no te gustaba.

Nunca te entendí, aunque lo intenté, el por qué te enfadabas cuando iba a ver a mi familia y estaba más rato de lo que creías conveniente. Ni lo entendí ni ya lo entenderé nunca.

Me dabas mucho asco, cuando volvías a casa con esa cara de salido y me hacías tuya sin recibir nada a cambio. Ni una caricia ni muestra de afecto. Algunas amigas me contaban que les gustaba que sus maridos se lo hicieran. Yo nunca tuve esa suerte.

¿Cuantas veces he hecho cosas que no me apetecían por no discutir?, madre mía, ¿Cuántas? ¿Por qué me controlabas el móvil?. Si sólo lo usaba para hablar con los niños.
Con nuestros hijos. ¿Con quien voy a hablar sino?.

¿Por qué nunca me has agradecido nada cuando he hecho algo por ti? ¿Es que siempre tenía obligación? Claro, según tú así era, como cuando te tenía que decir donde y cuando iba. Y hasta a qué horas.

Cuantas veces me he sentido mal, no ya porque estaba enferma, sino por el hecho de estarlo y por tu desprecio cuando me decías, ¿Ya estás otra vez con tus dolores?.

Durante toda la vida me has hecho sentir que era una mierda, que si no estuviera a tu lado yo no era nada, ni nadie. Cuantas veces me has hecho sentir transparente. Siempre he temido comentarte cosas porque sabía que después tendría que soportar reacciones desproporcionadas. ¡Que bien me enseñaste a callar, canalla!

Miedo tenía cuando un hombre, aún por casualidad, se dirigía a mí a preguntarme algo. Temía que nos vieses hablando y luego pasara lo de siempre. Voces, gritos y a veces algo más.
Nunca, nunca, nunca, he podido tomar una decisión importante. Nunca he podido conocer el sabor del éxito. Desconozco lo que se siente cuando haces algo bien y, quien se supone que te debería de querer, tiene un gesto agradable contigo. Te odio por eso.

Gracias a tu forma de ser y a como he estado sometida bajo tu yugo, ahora el nivel de autoestima es cero, sin embargo, de estrés, irritabilidad, inseguridad, ansiedad y depresión voy sobrada. Los sentimientos de vergüenza y culpa conviven a diario conmigo y las sensaciones de debilidad, impotencia e inutilidad, tienen un hueco permanente en mi almohada.

Por todo eso te odio. Te odio con toda mi alma. Pero sobre todo por haber educado a nuestro hijo con tus principios, con tus diarias lecciones y por haberle inculcado tu enfermiza manera de pensar y actuar.
Por eso te he matado, por eso he acabado contigo y porque nunca podría volver a mirar a mi hijo a la cara también voy a acabar con mi vida.

Si es que dios existe, que me perdone por lo que he hecho y por lo que voy a hacer, y si no existe… casi me quedo más tranquila pensando que no existe. ¡Te  odio!

 
1 comentario

Publicado por en 8 marzo, 2018 en Uncategorized

 

El editing, esa arma de doble filo ¿Mejorar o transformar?

Gracias por compartir y explicar tan detalladamente el “a veces desconocido” mundo del editor 😉

El blog de Guillermo Schavelzon

El trabajo del editor con el texto del autor ha tenido momentos de gloria, resultando algunas veces un aporte muy agradecido por los escritores, que vieron cómo el editor les ayudaba a mejorar, o incluso a poder terminar su obra. Hoy, la imperiosa necesidad de vender más ha distorsionado la idea del editing, llevando a muchos escritores a una zona de conflicto con sus convicciones.

Ver la entrada original 2.903 palabras más

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 febrero, 2018 en Uncategorized

 

¡¡Primera edición agotada!! Vamos a por la segunda…

Historias que nunca escribimos

Pues sí, ya se agotó la primera edición de “Historias que nunca escribimos” y ya están en casa (¡y a la venta!) otros 400 ejemplares más, dispuestos a llevar este proyecto tan bonito y solidario cada vez más lejos…

Nos encantaría poder estar en todos los Hospitales, Enfermerías, e incluso Salas de Terapias donde se hable de la compasión en el mundo de la medicina. Queremos que nuestro libro sirva de herramienta, de estímulo o de excusa para que los profesionales sociosanitarios puedan hablar sin tapujos de este tema y puedan intercambiar reflexiones, sentimientos e historias…¿Nos ayudas?

Recuerda que puedes comprar nuestro libro en Editorial Chocolate, en Amazon o encargarlo a tu librería de barrio.

¡Muchas gracias por estos 400 ejemplares vendidos en menos de 1 mes!

Ahora toca nuevo reto… ¡¡a por otros 400!! 😉

Tesa Zalez- Editora

Ver la entrada original

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 enero, 2018 en Uncategorized

 

Entrevista a la fundadora y editora de Editorial Chocolate, Tesa Zalez

Recordando HOY esta entrevista que me hicieron ya hace unos años desde SON COMUNICACION sobre el cuento infantil y las redes sociales pero que todavía sigue de plena actualidad. Gracias Montserrat de la Iglesia Moralejo 🙂

Son comunicación

“Un cuento es una historia reinventada, con sabor a chocolate” | Tesa Zalez.

Tesa Zalez con ejemplares de 'Cloe quiere ser mamá'

Tesa Zalez es emprendedora en tiempo de crisis. Al frente de la Editorial Chocolate ha puesto en marcha la revista SpanishWay e imparte cursos de formación sobre redes sociales. En diciembre, publicó su primer cuento ‘Cloe quiere ser mamá’, escrito por la periodista Rosa Maestro, en el que se narra una fábula sobre la concepción por Inseminación Artificial con Donante (IAD).  Son Comunicación habla con la fundadora de la editorial sobre libros, comunicación, publicidad y chocolate.

“Utilizo los diferentes tipos de chocolate para enmarcar las diferentes líneas de negocio”, explica. Los eventos y la línea infantil (como el libro de Cloe) los encontramos dentro de Chocolate Blanco. El Business-to-business (B2B) tiene su etiqueta de Chocolate Negro y bajo el sello de Chocolate se agrupan las publicaciones genéricas y los temas de formación.

Licenciada en…

Ver la entrada original 911 palabras más