RSS

Archivo de la etiqueta: Editorial chocolate

“Los felices años 20” será el tema de nuestro nuevo Taller de Escritura Creativa

Ya está aquí Septiembre y ya huele a “vuelta al cole”.  Y como no podía ser de otra manera, tema nuevo para trabajar durante este nuevo curso.

Y es que estando a las puertas del 2020 no se nos ocurrió mejor idea que echar la vista atrás y trasladarnos a los “felices años 20” cuando se va a cumplir el centenario de la década del charleston, la ley seca y el crack del 29. Una década llamada también “los años locos” donde hubo de todo, desde excesos hasta miseria, un periodo entreguerras donde todo parecía un sueño para olvidar los tiempos pasados.

Hablaremos de cómo documentarse para escribir relatos históricos, líneas de investigación para probar, nos visitaran autores de novela histórica para contarnos su experencia, veremos las diferencias entre realidad y ficción y qué puede aportar cada una de ellas a nuestros escritos, etc… Todo ello con el fin de seleccionar los mejores relatos de cada alumno a final de curso y publicar un nuevo libro sobre los “Felices años 20” que se presentará en la Feria del Libro de Madrid 2020.

También este año dedicaremos una clase al mes para que los alumnos presenten relatos más extensos de tema libre o bien para que vayan trabajando en un proyecto personal de libro en solitario y podamos ir asesorandoles en el proceso creativo.

Y entre medias, rescataremos el género de la “fotonovela“, que con unos años 20 tan locos de telón de fondo, seguro que nos dan mucho juego 😉

¿Te apuntas a nuestro taller?

Horario:

Lunes o Miércoles:  de 10:30 a 13:30 en la Cafetería MÜR (Plaza Cristino Martos, 2, Madrid)  Metro: Callao o Plaza España //  Precio: 40 €/mes

Martes:  de 17:30 a 20:30 en el Club Iberia (C/ Princesa 25, Madrid) Metro: Callao // Precio: 107 €/Trimestre

Duración: Desde Octubre 2018 hasta Junio 2019

Contenido del taller: El taller de escritura creativa de Editorial Chocolate es un espacio en el que los alumnos semanalmente deben escribir relatos breves que son leídos y comentados en clase, con el objetivo final de que los mejores escritos de cada alumno formen parte de un libro que será editado por la Editorial y presentado en la Feria del Libro de Madrid 2020. Este año el tema de los relatos será la década de los años 20 con motivo de su centenario. En cada clase la profesora propondrá un aspecto relacionado con este tema para que posteriormente cada alumno desarrolle un relato breve de manera creativa y libre.

Si estás interesado en participar en nuestro taller de escritura, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario:

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

¡Feliz Día del Libro! ¡Feliz Décimo Aniversario!

¡Feliz Día del Libro, amigos chocolateros!

Este año viene además con “doble celebración” porque coincide con nuestro décimo aniversario de la Editorial y diez años no se cumplen todos los días. 😉

Desde aquí quiero agradecer a todos esos alumnos,escritores y amigos que durante este tiempo han estado junto a mí, apoyando este “pequeño gran proyecto” y llenando de ilusión, historias y momentos mágicos las páginas de la vida de Ed Chocolate.

No voy a negar que no ha sido (ni es) fácil aguantar, ni que muchas veces la presión de embarcarse en solitario en el mundo del emprendimiento da vértigo. Pero después de sumar pros y contras, está claro que el balance siempre es positivo.

Para mí cada libro publicado ha sido un hijo propio al que buscar un buen ilustrador, una buena maquetación, un buen corrector y por supuesto, una buena imprenta donde hornearlo y que le diera la forma y color que yo quería. No he escatimado en gastos a la hora de elegir un buen papel, ni tampoco en tirarme al vacío con proyectos con cierto “riesgo”. Algunos han salido bien, otros muy bien y algunos todavía intentan hacerse un hueco en el duro mercado editorial… Pero esta es mi familia y esta es la profesión que elegí para emprender, aunque la vida se empeñe en que vaya despacio. Porque en el fondo no hay nada más maravilloso que ver las caras de los niños al leer nuestros cuentos; los abrazos y las sonrisas de nuestros escritores en la Feria del Libro con sus familiares y amigos, y por supuesto el orgullo de ver de vez en cuando uno de nuestros libros en el escaparate de alguna librería.

Asi que solo me queda dar las gracias de corazón a “mis chicas de los Lunes” en el Mür, que entre café y café me deleitan con sus historias y personajes;  a “mis chicos irreverentes de los Martes”, que entre cañas y vinos salvamos el mundo y lo reescribimos; a mis ilustradores, los que ponen forma y color a tantas portadas y páginas,  y a todos los alumnos que durante estos diez años han pasado por mis diferentes talleres.

Gracias a todos porque sin vosotros esto solo hubiera sido un “bonito sueño.”

Ah, y muchas gracias a mi ilustradora @aracaeli por este maravilloso cartel de parte de Martina y mia 🙂

¡Por muchos más años de grandes historias juntos!

De vuestra profe, editora y amiga…

Tesa Zalez

 

Etiquetas: , , , , , , ,

¿Cola de león o cabeza de ratón? Esa es la pregunta antes de hacerte emprendedor

¿Cuántas veces en la vida te has planteado si realmente te gusta tu trabajo?

¿Has pensado alguna vez en ser emprendedor y montar tu propia empresa?

¿Qué te frena a hacerlo?

COMPRAR LIBRO

Durante más de 15 años estuve trabajando en una multinacional y todo iba bien hasta que un día te levantas por la mañana y te planteas qué quieres hacer realmente con tu vida.

Hablando con uno de mis jefes con el que más confianza tenía me hizo una pregunta simple y concisa:

¿Qué prefieres ser, cola de león o cabeza de ratón?

Y así fue como de repente me di cuenta que mi espíritu emprendedor me estaba llamando. Fue una pregunta directa pero de respuesta compleja y meditada, que marcaría los últimos díez años de mi vida y de mi profesión. 

Hace unos días coincidí con un antiguo compañero que también tomó la decisión de irse de la multinacional pero para seguir escalando puestos en otras grandes empresas. Me habló de cifras inimaginables para mí en rangos salariales, vacaciones pagadas, coche de empresa, dietas y gastos pagados. Es decir, un león en toda regla: agresivo, tajante y embaucador… ¡Pero trabajando para el proyecto de otros!

Entonces recordé mis viejos y gloriosos tiempos en esa gran empresa y pensé dónde estaba ahora. Un empresa propia, pequeña, muy pequeña porque no puedo permitirme contratar a nadie. Un proyecto que cumple diez años sorteando fracasos y algunos éxitos pero siempre aprendiendo, disfrutando y conduciendo mi propio barco. Ese barco que a veces navega lento, demasiadas tormentas que impiden tomar el timón y retomar el rumbo. Pero a veces el viento sopla las velas y eres tú, solo tú, el que decide el rumbo, el destino y el tiempo. Y así cada pequeño logro de esta editorial se convierte en una aventura fantástica para conocer gente nueva, para crear libros y contar historias…

Esa fue una de las razones por las que decidí hace unos meses editar este libro para emprendedores de Rafa Fernández. Porque entre todas las historias que su autor relata, había una parte de mi, algo que me unía a esa gente que un día tomando un café se plantea cambiar, tomar la “gran decisión”, y convertirse en capitán de su propio barco. O “cabeza de ratón”, como diría mi antiguo jefe… ¡Tú decides!

Dios tenía un Business Plan no es solo un libro para la gente que se está planteando dar el salto. Es también para gente como yo, que ya tiene su propio negocio pero que necesita una mano amiga que te recuerde cuando las cosas no van bien porque estás aquí, que te explique que si algunos proyectos fracasan no siempre es por tu culpa, que hay un montón de factores externos que no puedes controlar y te pueden dinamitar la linea de flotación, y que a veces es más sensato atracar en puerto hasta que pase el huracán y esperar a que la calma vuelva, para entonces volver a zarpar.

Aquí te presto algunos de los “buenos consejos” que encontrarás en este libro:

  • Todo lo que haces tiene sentido si sabes conectarlo.
  • Confía en tu intuición.
  • No es lo mismo ser empresario que ser emprendedor.
  • Eres lo que haces. Empieza a hacer lo que quieras ser.
  • No tengas prisa… que cada paso disponga del tiempo que le corresponde.
  • Un socio no debe sumar, debe multiplicar.
  • No te fíes, conoce las normas de tu mercado y prepárate para el cambio.
  • Aprende a retirarte a tiempo. Si has hecho lo que está en tu mano no estas obligado a más…

Si he conseguido abrirte el apetito ya solo falta que te hagas con nuestro libro 🙂 Pincha aquí y bienvenido a la familia de emprendedores.

COMPRAR LIBRO

“No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”

T. Edison

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 septiembre, 2018 en Dios tenía un Business Plan

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“El Palacio de Liria” por Vanessa Montesinos

Vanessa Montesinos es nuestra escritora historiadora del grupo. Para ella un buen relato es aquel en el que los personajes diambulan por tiempos y escenarios pasados fundiendose con los acontecimientos históricos más importantes, aportando detalles y llevando al lector a un viaje en el espacio y en el tiempo.

Descúbrela en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aqui.

 

“Bajó la calle Princesa rápidamente. El frío de noviembre le azotaba las mejillas y las piernas desnudas. Atravesó la verja que ocultaba el palacio de Liria de la vista de los curiosos. Los milicianos que la guardaban la saludaron clavando sus ojos en todo su cuerpo. No pudo evitar sentirse intimidada ante todas aquellas miradas de deseo.

—¿Se encuentra bien señorita?

—Sí, teniente Castaño, gracias.

—Vicente, por favor —sonrió el hombre apagando el cigarro sobre la hierba.

—Como quiera —balbuceó asustada.

—Entre, hace frío.

Tras un ligero asentimiento de cabeza marchó a todo correr detrás del militar. Desde que los duques habían abandonado meses atrás el palacio, los milicianos del Partido Comunista lo habían requisado y exhibían las obras de arte sin ningún pudor entre sus camaradas. Ella los despreciaba, pero, a la vez, los temía, no quería sufrir lo mismo que otras muchachas que conocía, a las que habían violado o pegado. Intentaba pasar desapercibida, pero a veces no lo lograba, por suerte, siempre estaba el teniente Castaño que aparecía en el momento más apropiado. Aquel hombre la daba más miedo que el resto. Estaba bien situado dentro del partido y en el palacio sus órdenes se acataban sin rechistar. Nadie se atrevía a llevarle la contraria, era respetado por sus hombres y por la gente del servicio también. Sin embargo, ella no podía evitar estremecerse cuando le veía aparecer con la chaqueta oscura abo- tonada y la gorra calada hasta las sienes, dando grandes zancadas en vez de caminar.

Cuando accedió al interior del edificio no se percató del ruido de los motores de los aviones. Temblaba como una hoja, siempre le pasaba lo mismo cuando se encontraba sola con los milicianos. Solía hacerse acompañar de alguno de los miembros del servicio para evitar que el miedo se apoderara de ella. De repente una sacudida la sacó de sus pensamientos. Cayeron varios cascotes y el olor a humo se hizo patente en el vestíbulo de la entrada.”

“El Palacio de Liria” de Vanessa Montesinos

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , ,

“Noche de Ronda” por María Jesús Colón

Si hay alguien que realmente fue feliz al escribir este libro es ella, nuestra escritora más costumbrista del grupo y “gata” a mucha honra: María Jesús Colon. 

Sabe cómo nadie los secretos del Madrid más castizo, meterse en tiempos pasados y bucear en sus calles para traernos a la memoria personajes tan emblemáticos y arraigados como los serenos. Sirva de ejemplo esta “Noche de Ronda” de un día cualquiera de principios del siglo pasado….

Descúbrela en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aquí 


“El ruido hueco de las palmadas sonó en el silencio de la noche y el tintineo de un manojo de llaves contestó a la llamada. Dionisio, ataviado con un viejo guardapolvos, la gorra y el chuzo, hacía sonar su enorme y pesada argolla de donde colgaban infinidad de llaves de varios tamaños que abrían los portales de las casas de Lavapiés, donde prestaba sus servicios como sereno.

Sacó el reloj de su bolsillo y comprobó la hora.

—Las 12:30. Es don Antonio, el médico— pensó para sí—. Debe haber terminado su turno.

—¡Buenas noches, don Antonio!
—¿Qué tal, Dionisio? Como verá, he olvidado otra vez las llaves; es que salgo muy deprisa por las mañanas.

—No se preocupe, para eso estoy yo. ¿Qué tal hoy la guardia?

—Muy pesada. Ha habido un accidente tremendo: un tranvía se ha salido de la vía al chocar contra un carro y menos mal que no ha volcado. Ha habido varios heridos, pero todos leves.

—¡Que descanse! —fue su despedida cerrando el portal.

El ruido de un taconeo se oyó a lo lejos. Dirigió la mirada hacia la acera de enfrente y divisó la silueta de Juana a la tenue luz de las farolas.

—Pobrecilla —pensó—, tan joven y dedicarse a ese trabajo tan duro de hacer la calle.

Se encaminó al número 5 esperándola. Como había visto hacer a su abuelo y a su padre, Dionisio entró primero en el portal por si había algo raro, encendió la luz, miró detrás de la puerta que abría, le dio las buenas noches y esperó que Juana empezara a subir para volver a cerrarlo.

Aquella pensión de la calle del Olivar parecía sacada de una novela de Galdós. Doce habitaciones que ocupaban practicamente todo un edificio casi en ruinas y sin ascensor. Manchas de humedad en las paredes y cristales rotos en unas ventanas donde apenas llegaba la luz y por donde se colaba el frío del invierno madrileño. Allí se hospedaba Juana y toda una colección de personajes igualmente galdosianos, incluyendo a Maruja, la patrona, que vestía batas muy largas para tratar de disimular que era coja, pero que no engañaba a nadie, ni siquiera a ella misma…”

Noche de ronda de Maria Jesús Colón

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

“Si tú fueras de Madrid…” por Ana María Díaz

Ana María Díaz Sánchez es nuestra autora poeta, la que busca y encuentra la musicalidad en las palabras, en las historias, en los personajes. Siempre nos muestra la sensibilidad de sus protagonistas, su alma y sus miedos, y todo aquello que pueda formar parte de un relato amargo y dulce a partes iguales.

Y así es como le gusta escribir: observando, preguntando y escuchando, los pilares que le han ayudado en el mundo de la escritura. Como la vida misma…

Descúbrela en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aquí 


“Si tú fueras de Madrid sentirías la presencia del espíritu de grandes escritores al pasear por el barrio de Las Letras. Te observarían perplejos los ojos de Cervantes, Lope de Vega, Quevedo y Góngora. Un murmullo de voces te arrastrarían hasta el Teatro Español, lugar, donde sus historias escritas veían la luz y se inmortalizaban.

Si tú fueras de Madrid buscarías, entre Huertas y Atocha, la plaza Matute. Allí tenía sede el suplemento literario El imparcial. En esta tribuna expresaron sus ideas Zorrilla, Bécquer y Larra. Ahora, el silencio se extiende en sus páginas olvidadas y tristemente desaparecidas, pero, siempre nos quedará el «vuelva usted mañana» que nos incita a regresar cada cierto tiempo a ese lugar.

Si tú fueras de Madrid disfrutarías al pasar por la calle Postas. En ese instante, cerrarías los ojos y recordarías, que Barbarita Arnáiz, personaje de Galdós en Fortunata y Jacinta, nació en esa calle. Transitarías, a través de su historia, por un Madrid roto por la decepción de la pérdida de las colonias y las desigualdades sociales que de manera tan admirable retrató su autor.

Si tú fueras de Madrid crearías un esperpento ante los espejos cóncavos y convexos en el callejón del gato, tal y como lo hizo Valle Inclán con Max Estrella en «Luces de Bohemia», te deformarías al mirarte en ellos y, entre risas, descubrirías que nadie es perfecto.

Si tú fueras de Madrid entrarías al Ateneo y respirarías ciencia, literatura y filosofía. Intuirías, por los susurros que te llegan, que, si subes por la escalera ornamentada con estrellas de cinco puntas, una gran biblioteca te daría la bienvenida a un paraíso de cultura y estudio.

Si tú fueras de Madrid probarías a entrar en uno de los muchos cafés que acogieron grandes tertulias literarias. En el Varela nos reencontraríamos con los hermanos Machado y Pío Baroja. En el Gijón con Cela, Umbral, Gómez de la Serna… La imagen de la película de La Colmena se reproduciría en tu memoria. Sacarías un cuaderno, un bolígrafo y te dejarías llevar por las musas.

Si tú fueras de Madrid bajarías por Antón Martín hasta Atocha convirtiéndote en Pedro, el antihéroe de Tiempo de Silencio. Como él, gestarías monólogos con los que irías comprendiendo tu mundo interior. Si siguieras sus pasos, te desconcertaría el contraste entre el centro de la ciudad y las chabolas que dormitan en su extrarradio. Las vidas que deambulan en estos escenarios son dramáticamente desiguales y dolorosas.

Si tú fueras de Madrid sonreirías al observar el trasiego de pasajeros en la estación de Atocha. Subidas y bajadas; besos y lágrimas entre maletas y nostalgias de un pasado y un presente que tan bien han sabido reflejar Almudena Grandes, Dulce Chacón, Fernando Marías… y tantos, tantos autores que no hay trenes suficientes para viajar con sus historias.

Si tú fueras de Madrid entenderías por qué Caballero Bonald la describió como «una ciudad espléndidamente agasajada por la literatura». Los personajes de las novelas viven eternamente entre sus calles. Búscalos y disfrutarás de otras vidas.

“Madrid entre letras” de Ana María Díaz

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

“Madrid huele a mar” por Victor Villalba

Victor Villalba es nuestro autor más extrovertido, que utiliza de manera exquisita el humor surrealista para conectar unos personajes sensibles y tiernos en escenarios irreales de las calles de Madrid.

Descúbrele en nuestro nuevo libro de Madrid, Madriz, Madrí.


 

“Desde siempre he amado el mar, pero resulta que aquí, en Madrid, el mar está muy lejos. Al menos eso creía yo.

He alquilado un ático porque la chica de la inmobiliaria me dijo que en los días despejados incluso se puede ver la costa. Al principio no la creí, pero resulta que es verdad que si cierro mucho los ojos, a los pocos minutos, empiezo a ver un azul intenso y a escuchar el chapoteo de mis brazos nadando desnudo entre las olas. A veces me ausento durante un par de horas en las que sueño escuchar, allá a lo lejos, los gritos de niños jugando en la orilla y el mar desfalleciendo agotado en la playa.

Otras veces, desde esta altura, imagino ser el farero encargado de orientar con la luz de un gran foco a los barcos que se pierden en el horizonte proceloso de la Castellana … Confieso que, a veces, dudo de que todo esto sea real y pienso que es el resultado de un simple golpe de calor. De otra forma no podría explicar que el otro día viera trepar por mi azotea a una gran medusa chorreando agua por todas partes.

Perplejo la vi sentarse a mi lado y beberse mi cerveza, para luego eructar como un verdadero lobo marino lleno de tatuajes y dispuesto a relatar increíbles aventuras de viajes fantásticos.

En Madrid, los que son de aquí lo saben, no solemos ser descorteses con los inmigrantes ni con las medusas, así es que la dejé hacer.

Me contó que venía de lejos, que se había quedado atrapada en la red de un barco pesquero en aguas del Pacífico, y que había escapado de MercaMadrid escondida en los bajos de un camión.

Tenía un color malva gelatinoso. No era muy atractiva, pero aquella noche me hizo compañía. Nos apoyamos los dos en la barandilla de la terraza y miramos nostálgicos los tejados de Madrid:

—¡Ah, qué hermosa es esta ciudad! —dijo aquel animal de cuerpo pegajoso que a veces se apoyaba melancólico sobre mi hombro.

Me costó adivinar hacia donde dirigía su mirada, pero creí que la fijaba en los barcos amarrados a la Torre de Madrid. A los pies de esta, los pescadores lanzaban sus redes, y cuando las izaban se las veía llenas de todo tipo de peces…”

“Madrid, Madriz, Madrí ” por Victor Villalba

Recuerda que si quieres comprar nuestro libro, puedes hacerlo pinchando aquí 

 
1 comentario

Publicado por en 5 agosto, 2018 en Madriz

 

Etiquetas: , , , ,